martes, 22 de abril de 2014

CANCION DE JUDAS (1975)

El personaje de Judas Iscariote desde su descubrimiento en el Nuevo Testamento ha creado muchísima polémica, creándose así los mayores adjetivos peyorativos que se pueden adjudicar a un ser humano desde algunos sectores, aunque desde hace un tiempo su figura se va diluyendo mas calmadamente, dándole un tono mas humano. El hecho crucial que produjo su traición al entregar al personaje mas importante de la historia no es baladí. Su figura es para unos pocos insignificante y para otros muchos es simplemente un traidor. Pero vayamos a sus inicios para saber algo de su historia.
En el momento que Cristo y Judas se conocen la dominación de Roma es insoportable. El imperio romano que conquistara Hispania, Italia, Macedonia, Cartago en el transcurso del siglo II antes de Cristo llegará a dominar toda Europa, Egipto, Mesopotamia y el arco que delimita Arabia hasta Siria, todos los pueblos conquistados pasaban a ser provincias gobernadas por un propretor (militar) y un procónsul (civil).
En Roma después de la muerte del emperador romano Augusto en el año 14 después de Cristo, su sucesor será Tiberio gracias a su matrimonio con la hija de Augusto llamada Julia. Tiberio inaugurará la dinastía Julio-Claudia. Es la época mas funesta dentro de los palacios imperiales, asesinatos se van sucediendo dentro de la misma familia, tanto es así que el ejercito se vio en la obligación de proclamar a un personaje tartamudo como emperador romano a la edad de 50 años, ese emperador se llamará Claudio, un capricho de la fortuna. Según cuenta Suetonio en su libro "Tiberio era un vicioso, un avaro y cruel emperador durante su reinado, sintiéndose que detrás de un familiar existía un rival o un asesino".
En tiempos de Cristo la dominación romana la efectuaba un procurador en la tierra de Palestina. El sometimiento del pueblo judío era hiriente para ellos, porque no querían sentirse dominados por un pueblo extranjero que le exigía tributos de impuestos y el nombramiento del Sumo Sacerdote del Sanedrín, de ahí sus continuas luchas con el poder romano, que traían las crucifixiones en masas, todas estas imágenes sangrientas tuvieron que tener terrible presencia en la memoria de Jesus. Por ello Jesús siempre se mantuvo en una distancia apartada sus discrepancias entre el pueblo judío y el poder de Roma.
Judas Iscariote no era galileo sino de Iscariot, pueblo de Judea. Su profesión era la de tesorero o ecónomo en la comunidad del maestro, de ello se deduce que era una persona inteligente, algo no muy común entre los miembros que Jesús llegó a unir para su comunidad. religiosa. Desde su ingreso en la comunidad este hombre tuvo que debatirse entre dos fuerzas que luchaban en su interior. Judas fue capaz de comprender el mensaje de Jesús, llegando a existir entre ellos una profunda relación, pero además Judas no soportaba la tiranía de Roma, de ahí que cuando comprendió que Jesús no lucharía contra Roma quiso ejecutar una acción que podríamos denominar una vuelta de tuerca, sin comprender que Jesús era un hombre de paz. Lo mas duro fue que lo entrego a su mayor enemigo, él que era su amigo intimo, al Sanedrín, sin pensar en las consecuencias, además de traicionar a su amigo y maestro llevándolo a este a la cruz. Viendo las consecuencias de sus actos, Judas se suicidó.
Los textos bíblicos desde sus inicios han creado una figura de Judas muy despectiva, lo acusaban de pelirrojo o el mentiroso, no llegando a comprender que esta figura fuera un revolucionario y reaccionario.


 
Titulo de la canción:
 
Canción de Judas
Judas

Arreglos y dirección musical Teddy Bautista
Producción: Camilo Sesto
Dirección: Jaime Azpilicueta
Orquesta y coros: Alfredo Carrión
Iluminación: Fontanals
Coreografía: Gelu Barbu
Decorados y figurines: Moncho Aguirre
 
Ariola-Eurodisc, S.A.
89772-XD
    ©1975